COLABORACIONES

Colaboraciones

Relatos y textos de y con otros y otras autores y autoras

El último tren

En diciembre de 2015, se publicó, después de bastante esfuerzo, en lapsicologiadelosmonos.wordpress.com (versión antigua de esta web), el primer relato colaborativo a través de las redes sociales, con gente interesada en escribir que se apuntó a la propuesta. En El último tren, once personajes coincen en un vagón de tren hacia ninguna parte.

Ellos y ellos eran y son (con la identificación de la red Twitter):

@nuncacervatilla, @Eccehumus@GraceKlimt, @SrAtIante, BAD Gal, @CosasdeGabri, @AllOfMe39, @placerdemivida_, @_vybra, @_SoloB y Martí R. A..

Cesuras, psiquiátrico cerrado

A finales de noviembre y durante diciembre de 2016 (gracias o por culpa de la buena experiencia de 2015) en el blog de lapsicologíadelosmonos salió un nuevo relato colaborativo, esta vez con otros y otras autoras, cada uno con un personaje encerrado en un viejo psiquiátrico abandonado, unidos por el nexo de otro paciente en fuga. Ellos y ellos fueron y son:

@macon_inmotion, Esther Collado (@IstarCollado), @NaEnEspiral, @Hora_Teta, @HuellaDeMemoria, @Sr__absurdo, @_Marla_Sercob, @_vybra, @silencioenletra, Laura (@distoppia), @soledadacompan1 y Martí R. A.

Diálogos

Con un formato muy diferente, a principios del año 2017, se invitó a diferentes autores a escribir entre dos un diálogo (hablado, por carta, por correo electrónico, por teléfono o chat), y el resultado fueron relatos originales y sorprendentes. Ellos y ellas eran y siguien siendo:

LO QUE SOMOS (IstCollado + @tuitsconfusos)

SUBE LA MÚSICA, (@GraceKlimt + @Genosma)

BUSCANDO CULPABLES (@candid_albicans + @extuitera

LA ÚLTIMA CHARLA (@huargonegro + @nebula_nocte6)

AMOR Y SEXO POR DM (@sor_furcia + @CosasdeGabri)

¿PUEDO CONFIAR EN TI? (BAD gal + @SalvadorTannis_)

Vybra + Yo mismo

lolillas + anónima

24x6

No contento con todo lo anterior, en 2018 llegó la propuesta más ambiciosa de todas: 6 personajes narrando 24 horas de su vida, con el nexo en común de un mundo cambiando de repente, en caída libre. Este relato conjunto, que es una novela por sí mismo, puede leerse por horas o por personajes. El resultado dio con siete estilos muy diferentes y de una calidad fuera de dudas. Ellos y ellas fueron:

SUSTO O MUERTE, por @Moab__

VORÁGINE, por @SexxArt 

ORNITORRINCO, por Raúl del Olmo (@Tu_Infortunio)

DIVAGAR O MORIR, por @CarlosAymI (Pandemonium

LA CARCOMA por @Alcalinus_ (nos abandonó a la mitad por motivos ajenos)

EL DÍA DEL JUICIO MÁS O MENOS FINAL, por @catacerca 

LA HORA DEL LOBO por Martí R. A.

Varios

De vez en cuando, a alguien se le ocurre escribir algo y acepta colgarlo en martinsroom.com, ya sea ficción o bien un artículo de opinión, una divagación o, simplemente, un montón de letras conformando palabras que construyen frases dando sentido a párrafos que se juntan y forman un texto.

Influenza, por @incomp_let

Superhéroe, por @incomp_let

"Y en la más tenebrosa oscuridad del laberinto de su memoria se encontró con esa bestia que le acechaba en sus pesadillas. El monstruoso ser se abalanzó sobre él y sintió crujir todos sus huesos bajo el peso del terror..." ¿Qué ha sido eso? Estoy loca, no ha sido nada. Sí, joder, ahí está otra vez, es como un golpeteo...

Otro cigarrillo, humo adictivo para mis pulmones y ver como la existencia se escurre entre mis dedos, debería ser poeta así me saldrían gratis las drogas y podría estar diciendo gilipolleces todo el día y la gente me chuparía el culo. ¡Qué digo, si no soporto a la gente! Hace una noche perfecta para morirse, joven e ingeniosa como...

Me he despertado sobresaltado otra vez por la pesadilla recurrente en la que, mientras mi padre ríe estrepitosamente, me veo obligado a frotarme con polvorones el pecho desnudo frente a un grupo de antropólogos finlandeses para demostrarles que soy humano. Cuando superas los 40 años, resulta casi imposible conciliar el sueño sin ingerir algún tipo...

Oscuridad. Desorientación. Sofoco. Urgencia. ¿Dónde estoy? No veo nada, pero tengo los ojos abiertos. No puedo salir, estoy dentro de un contenedor metálico; me muevo a duras penas mientras mantengo forzosamente una posición tumbada para no golpearme con la parte de arriba. Los contornos guardan una temperatura exacta a la mía. ¿He muerto? ¿Estoy...

Gracias o por culpa del éxito del relato colaborativo del año anterior, entre noviembre y diciembre de 2016, se repitió la experiencia con colaboradores/as distintos, todos a través de las redes sociales, y salió un relato más complejo. Esta vez, uno de los personajes sirve de nexo entre todos los demás.