(I gotta) Feeling

19.11.2019

Un feeling, o filin, es un anglicismo cuyo significado literal en inglés es "una experiencia o conciencia física o emocional" y que, básicamente, se usa para referirse a las emociones que nos provocan o despiertan otras personas. Un filin es tanto un sentimiento como una percepción e incluso una premonición cuando nos referimos a él como un presentimiento, que no es lo de antes de un sentimiento, sino la sensación de que va a pasar algo. En su sentido más coloquial y más usado, que ha ido calando con el tiempo, decimos que tenemos feeling o no cuando nos sentimos atraídos o conectados por otra persona.

Dependiendo de cómo se use el término en realidad no es más que un intento de hacer creer que no nos importa el físico o que el problema no es que me caigas mal u otros sentimientos negativos hacia alguien. Así, mejor decir que no ha habido feeling que decir que estoy esperando a ver si llega algo mejor que tú, algo que me guste más, que en el fondo es lo mismo. Porque, y quizá esté divagando, cuando alguien nos gusta o no nos gusta, ¿qué razones hay? Creo que hay tres de primordiales y el orden de los factores aquí altera el producto, de manera que no los pongo por orden de importancia:

El primero es el físico. Sí, la belleza interior es importante, pero cuando vemos a quien tenemos delante nos gusta que sea agradable a la vista, que nos agrade mirarle a los ojos, que cuando hable tengamos ganas de besarle, que ver a esa persona sonreír nos encante, que nos resulte placentero mirar las formas de su cuerpo. Por suerte hay más gustos que flores en el campo (y cada vez hay menos flores, me pregunto si cada vez hay menos gusto).

El segundo es la personalidad, el carácter. Nos gusta, por ejemplo, más la gente divertida que la aburrida, la alegre que la triste, la abierta que la cerrada, la rebelde que la sumisa, la atrevida a la indecisa y un largo etcétera. A pesar de que el físico entra por la puerta grande del recibidor, es decir, es lo primero que vemos y tiene importancia al inicio, la personalidad es aquello que, creo yo, realmente acaba marcando que haya o no feeling. No hay físicos incompatibles si la personalidad es compatible y no obstante puede haber físicos compatibles con personalidades incompatibles, entraríamos aquí simplemente en el folleteo, puntual o continuado, del que es inevitable acabarse cansando si la personalidad no acompaña.

El tercer factor, no sé si el más destacado, es el relacionado con la inteligencia y la cultura. Por cultura no me refiero a saberte la vida y obra de Murillo o ser capaz de recitar pedazos de Shakespeare ni preferir una conversación sobre Séneca que sobre deportes. Por cultura me refiero a la búsqueda del conocimiento por encima del conformismo del desconocimiento. Por inteligencia me refiero a lo que se conoce como mente o intelecto, es decir, las personas de mente despierta, capaces de argumentar y discutir, de razonar, de entender y de explicar. Sin embargo, este tercer factor no suele descubrirse o verse como es en realidad hasta bastante adelante.

Así, el físico es lo primero que se ve y quizá lo que primero importa en el tiempo, la personalidad es lo que hace que el físico pase a un segundo término y la inteligencia es lo que consigue que la personalidad evolucione y, por lo tanto, resulte siempre atractiva porque, por muy simpático o simpática que seas, si eres corto o corta más pronto que tarde se te nota y tu simpatía queda limitada. Una persona puede ser muy carismática y eso nos hará creer que es inteligente, pero quizá no lo sea demasiado y por eso explota tanto su carisma, para que no se le note. Las personas que no son inteligentes no están motivadas por la cultura, las personas que no tienen cultura no distinguen la inteligencia. O quizá me lo esté inventando, pero es lo que me parece a mí. Las personas inteligentes saben que el físico no es lo más importante pero que tampoco es intrascendente del todo (aparte de que cuidarse también es salud, la salud es longevidad). Como le dice Rocky a Adrian mientras patinan por la pista de hielo: "mi padre me dijo: hijo, has nacido con poco cerebro, será mejor que empieces a usar tu cuerpo" y ella responde: "mi madre me dijo: como no naciste con un buen cuerpo, tendrás que desarrollar el cerebro" (Rocky; John G. Avildsen, 1976).

Así pues la personalidad puede hacer que el físico pase a ser casi indiferente (salvo en los casos que por alguna desgracia pueda causar aversión), la personalidad nos vuelve atractivos o atractivas. Pero si soy muy guapo y muy simpático pero soy tonto, como decía, me servirá para encontrar alguien tonto. Creo que lo más incompatible son dos inteligencias dispares (es decir, opuestas), más que dos físicos o dos personalidades opuestas. Pero claro, aparte de saber si hay feelingo o no, yo que voy a saber. Lo que sí sé es que personalidad e inteligencia requieren de más atención que el físico, que son capaces de brillar mucho más; pero que hay una cuarta opción que es irracional (aunque quizá sea la fórmula química resultante de mezclar las tres anteriores, opino que no es así del todo), un sentido, una hormona, un algo que a veces se presenta a la primera, a veces a la segunda, a veces nunca.