Into the night (1 temporada)

22.05.2020

Casi desesperado porque estaba dejando varias series en visto después de unos cuantos minutos del primer capítulo, me puse a buscar por internet alguna recomendación y encontré, mezclada con títulos ya conocidos, Into the night, la primera producción belga de Netflix.

El argumento es sencillo: el Sol ha invertido su polaridad y se ha convertido en un microondas, de manera que mata todo lo que ilumina, incluso unos metros bajo tierra. Visto esto, un militar de la OTAN no belga, sino italiano (dato curioso), secuestra un avión para que vaya al oeste, huyendo del amanecer. Dentro del avión, claro está, hay más pasajeros y entre la tripulación no se encuentra ningún piloto, solo el copiloto. Ante la huida involuntaria de estos personajes, buscando la noche, se sucederán una serie de conflictos que retratan bastante bien la naturaleza humana.

La serie cuenta, en esta primera y de momento única temporada, con solo 6 capítulos de media hora cada uno, y cada capítulo con un ritmo imparable, una tensión constante y un degoteo de detalles sobre los personajes sin necesidad del recurso clásico de flashback explicativos, pues estos se usan de forma muy puntual para saber qué hacían los protagonistas antes de salir y qué razón les llevó a querer volar en ese avión cuyo destino inicial era Moscú, partiendo desde Bruselas. Así pues, a los tripulantes y pasajeros los conoceremos por sus acciones en el avión (y el escaso tiempo que tienen cuando bajan de él para repostar) y no su pasado. En uno de los capítulos, atendiendo quizá a esto, Laura le dice a Mathieu: "no dejemos que nuestro pasado defina nuestro presente". A mi parecer es un gran acierto, así no se pierde metraje de acción y saber detalles de su pasado más que la pincelada breve de alguno de ellos que se nos muestra, no condiciona ni nos hace emitir prejuicios, como los que en realidad tenemos todos así como todos los personajes dentro del avión. Pero claro, no se puede huir eternamente y menos dentro de un avión. Dicen que es en situaciones de alto estrés cuando la verdadera naturaleza de cada una de les personas se demuestra: la valiente, la cobarde, la sumisa, la rebelde, la líder, la subordinada... Sometidos a un estrés constante, se irá desvelando qué es cada uno.

A parte de este acierto sobre los personajes, los guionistas trazan una serie de conflictos que en ningún momento son idas de olla, sino de realismo y de un nivel de tensión acorde con el objetivo o misión final. Lo que les sucede a los personajes no son cosas quizá sí veríamos en series norteamericanas, no hay escenas dramáticas interminables ni repetición de diálogos, no hay gente altamente traumatizada. Hay gente, cada una con sus problemas y sus cosas. También es cierto que, en 6 capítulos cortos la profundidad que puedes imprimir a tantos personajes es poca y aunque el avión despega sin que haya embarcado la mayoría de pasajeros, solo 14 o 15 que hay suena a poco, pero imagino que pensaron al hacer la serie que poner 30 sería llenarla de secundarios que sobran y, en Into the night hay dos aciertos más: no sobra ningún personaje y no hay nada de lo que suceda que no sea para algo. De esta forma, llegas al final de la mejor manera posible.

Es, hay que decirlo, una serie modesta, de un presupuesto seguramente pequeño. No hay efectos especiales, no hay grandes escenas ni una fotografía preciosa, ni imágenes fulgurantes del desastre que es que el Sol que te ha dado la vida te la esté quitando a lo bestia. No hay, como decía, los típicos y tópicos dramas innecesarios como que el niño se pierda en uno de los aeropuertos, lo que ocurre es lo necesario, y funciona muy bien.

Así que Into the night, por todo lo dicho, me ha resultado una de las mejores sorpresas en series hasta ahora y, atendiendo a su modestia, es muy recomendable.