Spider-man no, Spider-men

26.05.2019

Spidey en el quiosco

¿Todavía siguen vendiendo, en los quioscos, entregas quincenales de nuestros superhéroes favoritos? Yo no sé vosotros, pero yo, sobre los doce y hasta los catorce o algo así, iba cada quince días al quiosco y me compraba el cómic de turno. Tenía amigos aficionados a Green Arrow, otros eran de Batman y también de los X-Men (entonces conocidos como Patrulla X), en mi caso, lejos de ser original, era de Spider-man. Una vez llegaba al quiosco a mirar si ya lo tenían, lo primero que hacía era comprobar la portada, porque por aquel entonces había dos series ligeramente distintas de este superhéroe, joya de la corona de la casa Marvel. Una de las series era The Amazing Spider-man (El asombroso Spider-man), más centrada en las peripecias del hombre araña que en la vida de su personaje sin traje; la otra serie era Peter Parker is... Spider-man que, como ya podéis adivinar, daba más protagonismo al estudiante de ciencias que tiene la suerte o la desgracia de ser picado por una araña radioactiva cuando aún va al instituto.

He dicho que yo estaba lejos de ser original el elegir al arácnido y que es la joya de la corona de la casa que producía los cómics, puesto que Spider-Man sacó de la normalidad a Marvel para convertirla en un gigante editorial. El lanza redes hizo su prueba inicial en una revista de pequeñas historias Amazing Fantasy, concretamente en el número 15, y de ahí se decidieron por darle un cómic propio, como ya tenían The Fanstastic 4, por ejemplo, hasta entonces sustento principal de la casa Marvel. El éxito de Spider-man no fue repentino, pero sí rápido y, bien pronto, se convirtió en el más leído de todos, adelantando no solamente a sus 4 amigos, sino también ensombreciendo a la rival de Marvel, DC Comics, poniéndose a la altura del que por los 60 y los 70 era su emblema: Superman, el superhéroe total (y quizá por eso, considerablemente aburrido).

Sus creadores, Stan Lee y Steven Ditko, dieron en el clavo. Seguramente porque Spider-man era el primer superhéroe adolescente y además era un niño que sufría bullying en el instituto, se reían de él por ser el típico empollón tímido y patoso, ratón de biblioteca que no se come una rosca. Como es sabido, Peter Parker va un día de excursión con su escuela a unos laboratorios donde experimentan con arañas y allí, una tratada con radioactividad que se ha fugado de su caja de cristal, baja del techo y le pica en una mano. A partir de entonces, el chico sufrirá una serie de cambios en su estructura genética que le permiten acceder a facultades como: el sentido arácnido, que otorga la capacidad de detectar el peligro poco antes de que pase, una agilidad sorprendente, una fuerza física potencial a la de los insectos (que potencialmente son mucho más fuertes que nosotros y nosotras) y la habilidad de quedarse pegado a las paredes, tanto con las manos como con los pies. Para ser más como una araña, Parker aprovecha su inteligencia supedotada para crear unos lanzadores de telarañas, con los que pasea por New York como Peter por su casa. Paker vive con su tía May, ya que sus padres murieron en un accidente de avión siendo él pequeño. A parte de con los problemas clásicos de la adolescencia: cambios hormonales, inseguridades, enamoramientos, estudios, etcétera; Lee y Ditko acertaron al convertir a Parker en el primer superhéroe pobre. Sí, sí, nada de multimillonarios con coches o trajes que te cagas, May y Peter son pobres y las pasan canutas para llegar a final de mes. Pero ya basta de introducción.

Paréntesis: Stan Lee contra Marvel

Stan Lee tuvo un litigio con la Marvel cuando esta empezó a sacar pelis de superhéroes a mamporro, puesto que él ha creado (o dijeron que había creado) a muchos de ellos: Spider-Man, Hulk, Thor, Iron-Man, The Fantastic 4, the Avengers, X-Men o Daredevil entre los de éxito, más algunos que no llegaron a triunfar; y la Marvel los considera de la editorial y Lee los creía suyos). Respeto a Stan Lee, es recomendable leer el artículo https://www.letraslibres.com/espana-mexico/literatura/stan-lee-no-fue-como-lo-pintan o el que se publicó en El Mundo https://www.elmundo.es/especiales/2014/cultura/spiderman/lee-vs-kirby.html.

Spidey en el cine (y algo de comparación con Spidey en cómic)

Existen en la actualidad, tres sagas distintas de Spider-Man, las primeras de cuando Marvel todavía no era uno de los estudios cinematográficos más poderosos, porque ni siquiera era un estudio. Esta primera saga del arácnido la empezó Spider-Man (Sam Raimi, 2002) y continuó con Spider-Man 2 (Sam Raimi, 2004) y Spider-Man 3 (Sam Raimi, 2007). Hay un Spider-Man 4 previsto para estrenarse en 2020, pero he descubierto muy poco de ella.

Luego le llegó el turno a The Amazing Spider-man, dirigida por Marc Webb (qué gracioso, como web que significa red, jejeje) en 2012 y más tarde The Amazing Spider-man 2 (Marc Webb, 2014), que tuvo el subtítulo en España de El poder de Electro.

La tercera saga empezó en 2017, a cargo de Jon Watts, Spider-man: Homecoming, que retoma la aparición del lanza redes desde su aparición en Captain America: Civil War (Anthony y Joe Russo, 2016) y la vincula al superéxito de Marvel: The Avengers.

Detrás de ellas, pero en paralelo, está la rarísima Spider-man: into the Spider-verse (Spider-Man: un nuevo universo), de Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman, en 2018.

Los Spideys

  • Toby Maguire: el primer Spider-Man, el de Sam Raimi, fue interpretado por Tobey Maguire. Maguire tiene la capacidad de poner cara de tonto cuando se tercia y una buena vena dramática para los momentos que así lo requieren, lo que lo convierte en el mejor de los tres spider-men que hay hasta ahora. Sin embargo, tampoco acaba de ser un Parker convincente. A pesar de eso, la evolución del Peter Parker de Raimi sí es convincente en gran medida y Tobey sabe poner de su parte para conferir cierto carácter a esta transformación. En la tercera entrega, tengo que decir que su cambio debido a la aparición del traje alienígena, me parece incluso un poco ridícula, pero bueno, como queda algo compensado de antemano porque en la segunda parte, su lucha contra Octopus es magnífica, se lo perdono (pero no lo olvido). Parece que volverá en Spider-Man 4, todo será porque las cosas demasiado bien no le han ido a este actor después de ser Peter Parker.
  • Andrew Garfield: Garfield es el trepamuros de The Amazing Spider-Man, no tiene la vis cómica de Maguire, aunque cuela más como adolescente, a pesar de esa manía de modernizar las cosas y hacerle ir con monopatín, y a parte que estas dos pelis obvian bastante el hecho que Parker es un inadaptado social allí donde va y es un tío más seguro de sí mismo. Garfield tiene la vena dramática necesaria, eso sí, esa vena que quizá en Maguire no se le ve tanto, y le confiere a la parte chunga del humano "aracnizado" (ser pobre, la tortura de vivir con algunas muertes a sus espaldas, estar condenado a ser quién es...). La relación entre Parker y Stacey en esta saga, es mejor, quizá, que la de Parker y Watson en la anterior.
  • Tom Holland: la tercera saga, estrenada hace dos años, no trae a un nuevo protagonista. Mucho más adolescente (tenía 20 en 2016, pero interpreta a un Spidey de 15), y de momento enfocado a una vis cómica que no tienen ni los cómics, a pesar de llamarse así, ni las pelis anteriores. Además, esta es la saga más alejada de la realidad del papel, si puede llamársele realidad, puesto que todo es diferente: la edad inicial de Parker al picarle la araña, la tía May, la novia inicial, su mejor amigo; de manera que nos encontramos ante una reinterpretación de Peter Parker. Holland, a mi modo de ver, nada experto en interpretación, no lo hace mal, lo que falla quizá es precisamente este nuevo punto de vista, que más que adolescente hace parecer a Parker algo idiota (también lo hacía el de Maguire, pero su transformación lo va limando, veremos si esta saga lo consigue también. La nueva de Holland llega este verano de 2019.

Shameik Moore es el que nos queda para el duro (o para la moneda de 5 céntimos que no tiene nombre). Es la voz de Mike Morales, que no es Peter Parker, pero si lo es, aunque no, en Spider-man: into the Spider-verse. Esta es una película de dibujos animados, que a mí me gustó bastante, y que explota a diferentes spidermen y a dos spiderwomen, en un mundo de fusión de universos bastante gracioso: un Spidey de novela negra, uno criando barriga, una de manga, Gwen Stacey convertida en Spidergirl y algunos más. Esta película merecería un trato aparte, y no se puede analizar a este Spider-man junto a los otros.

Los villanos

  • Vulture (Buitre): el Buitre no sale en las películas hasta que se convierte en el villano de Homecoming, y eso que en los cómics es no solamente de los primeros villanos que salen, sino el primero que repite, es decir, de los que se convierten en enemigos más allá de un número, y tienen unos cuantos en los que ponen a prueba al arácnido. Seguramente es porque en su versión de papel no vendía demasiado para ser llevado a la gran pantalla: es viejo y feo. Creo que es bueno el cambio que se le confiere en la nueva saga, interpretado por un Michael Keaton que sigue en su papel de hombre pájaro (como en Birdman).
  • Green Goblin (Duende Verde): ¡oh, el Duende Verde! El gran archienemigo, la némesis de Spider-Man, su Joker (recordemos que Batman es bastante anterior a Spidey, como unos 25 años). En el cómic y en las películas, el Duende es Norman Osborn, padre del mejor amigo de Harry, empresario que lo pierde todo y decide probar sus inventos para él, hasta ir cayendo en la locura y perder su identidad, hasta que muere (a manos de Spidey) y le subplanta su hijo, Harry, que se convertirá en el archienemigo a partir de entonces. Eso lo respeta de coña la saga de Sam Raimi y empieza a respetarlo la de Marc Webb, pero de momento, la de Holland se lo salta a la ligera, quizá porque ha empezado en otro momento de la vida de Peter Parker, pero por el tráiler de Far from home, la segunda con Holland de protagonista, parece que van a saltarse a este héroe, perdón, a este villano. Lo mejor, o de las mejores cosas que tiene el Duende, es que sabe quién es Spider-Man y Spider-Man sabe quién es el Duende, sus identidades secretas, y juegan con las dos rivalidades: la de cuando llevan los disfraces y la de cuando no los llevan.
  • Lizard: por una extraña coincidencia o por una casualidad de extrañezas, en la saga de Raimi, el Lagarto (Lizard) solamente aparece en la tercera entrega y como científico que ayuda a Peter Parker, sin insinuarse en qué se convertirá con sus experimentos de regeneración de tejidos. Sin embargo, en la saga de Webb, Lizard es el primer villano que aparece, adelantando al Duende Verde y al Buitre. Lizard tiene un papel protagonista en los cómics, siempre detrás de otros villanos como el Duende, Doc Oc y posteriormente Venom, pero aparece y reaparece, como valor seguro.
  • Doc Oc: otro genio incomprendido que acaba chalado al no conseguir lo que quiere. En este caso, Doctor Octopus acaba siendo un maestro del complot y de los intentos de eliminación masiva (geniales los cómics en que planea envenenar a toda New York valiéndose de la tinta del Daily Bugle). Siguiendo su buena presentación de villanos, la saga dirigida por Sam Raimi le coloca en la segunda película, las demás lo ignoran, cosa que me parece horrible aunque entiendo que si todas las sagas repiten villanos, acabaría cansando mucho, así que ya está bien que vayan renovando.
  • Electro: no recuerdo, como he dicho antes, al Electro de los cómics. A pesar de la buena interpretación de Jamie Foxx en The Amazing Spider-Man 2, esta película fue un fracaso de taquilla tal que se anularon las películas que debían continuar la saga. Electro es un personaje débil y descontrolado y lo menciono en este artículo porque le dedican una peli entera, sino, ¿de qué?
  • Sandman (el hombre de arena): al estilo del Buitre o de Lizard, Sandman es uno de los villanos que van reapareciendo en los cómics. Es un personaje triste que no quiere ser como es y esto se refleja bien en Spider-Man 3, película en la comparte papel con demasiados villanos (Duende Verde y Venom). Su condición lo convierte en prácticamente indestructible y dará lugar después a hombres de agua y otros elementos, que no consiguen igualarle.
  • Kingpin: el gran olvidado del celuloide, a pesar de ser uno de los más poderosos. No por superpoderes, que no los tiene, simplemente es enorme y goza de una fuerza descomunal, sino porque es el rey de la mafia en New York y otras ciudades y manipula y alimenta a diferentes villanos desde su primera aparición en el cómic número 50, y al que Spidey nunca puede vencer. Sin embargo, si se acuerdan de él en Daredevil (Mark Steven Johnson, 2003) y también en el Spider-man interdimensional o de los multiversos, en el que es quién financia a los malos que unen a todos los Spidermen y Spiderwomen.
  • Venom: es el supermalo malísimo que necesitaba Spidey después del Duende. Una especie de virus alienígena que apaece en la rareza de Marvel que juntaba a todos los superhéroes y supervillanos en un universo paralelo. Este virus, que Spidey trae a New York, se convierte en su traje hasta que Peter ve que le está transformando a peor y lo despecha, provocando la ira del alienígena que toma de huésped al rival periodístico de Peter, Eddie Brock. Hay que decir que la historia de Venom, que solamente aparece en la tercera de Sam Raimi, está bastante lograda, aunque merece una película para él solo, o dos. Y así parece que será en Spider-Man 4, que llegará en 2020 otra vez con Tobey Maguire.
  • Kraven, el cazador: personaje que apareció de una forma secundaria y como rival menor en los primeros cómics y cobró un protagonismo mucho mayor cuando, más adelante, lo hicieron revivir en una serie de seis voluménes que es, a mi modesto modo de ver, una de las mejores series de Spider-Man en papel. En las películas no ha salido y es probable que no salga, pero me parece mucho más interesante que Electro.

Las chicas de Peter

  • Gwen Stacey: es el primer gran amor de Peter Parker, primera novia del que le hace la puñeta en el instituto (Flash), y que acaba colada por este chico tan listo y que además es un superhéroe. Se olvidan totalmente de ella, aunque aparece también en la tercera peli de forma muy puntual, en la saga con Tobey Maguire, pero es la protagonista femenina al lado de Andrew Garfield. Tanto en el cómic como en The Amazing Spider-Man la historia de amor entre ambos es intensa y duradera, y además termina igual. Pero en la película Gwen es más lista que en los cómics, también hechos en otra época, y tiene un protagonismo más destacado, dejando de ser simplemente la novia de Peter.
  • Mary Jane Watson: aparece poco después del fin con Gwen Stacey y les presenta la tía de Peter, la tía May, es hija de una vecina. En la saga Spider-Man no se cumple nada de nada, salvo la intensidad del amor, el hecho de que ella descubre que él es Spider-Man y que es una relación, por sus carácteres y por lo que es Peter Parker, que parece condenada al fracaso. Contrariamente a la película, en realidad Mary Jane es explosiva, es rebelde, algo choni y aunque empieza como una cabra loca que trastoca y revuelve el mundo de Parker, acaba centrándose y convirtiéndose en el amor de su vida. En Homecoming, Mary Jane aparece de una forma totalmente distinta, y queda pendiente ver si acertada o no, puesto que al igual que la película en su todo, poco tiene que ver con los cómics.
  • Felicia Hardy (la Gata Negra): personaje de viene y va en los cómics, es una especie de amante de Spider-Man (que no de Peter Parker), de quien el no sabe si está enamorado o no y que llena los vacíos entre Gwen y Mary Jane y va reapareciendo durante las crisis con esta última, de una forma algo errática en los cómics, pero no aparece en ninguna película. Hardy es con máscara la Gata Negra, una mezcla entre ladrona y heroína, sin poderes.

Los personajes secundarios

  • Tía May: en los cómics es una anciana triste que vive para Peter después de la muerte del tío Ben. Siempre con penurias económicas, Peter la va olvidando a medida que Spider-Man le roba más tiempo. Bien caracterizada en la saga de Sam Raimi, es substituida por una May aparentemente más joven y vital en la de Webb y luego por una mujer madura y atractiva en la película de Watts.
  • J. J. Jameson: el excéntrico editor del Daily Bugle, jefe de Peter fotógrafo, es uno de los grandes personajes, aunque algo plano, de los cómics. En la saga de Spider-Man está genialmente interpretado por J. K. Simons y no sale, que yo recuerde, en las otras.
  • Harry Osborn: amigo íntimo de Peter desde el instituto, rico y consentido, enamorado también de Mary Jane cuando ésta aparece, sufre una ligera transformación a mejor en las tres primeras películas, interpretado por James Franco. Le hace quizá más justicia (por repelente y algo feúcho) Dane de Haan en la peli de Electro, pues no sale en la de Lizard; e incluso resulta un Duende más creíble, aunque aquí se olvidan de Norman Osborn, El Duende original.

Seguamente me dejo otros personajes importantes y es probable que esto no sea más que un ejercicio antológico para mí, ahora que hay una nueva saga de mi superhéroe favorito de la adolescencia. Pero me gustaría subrayar que creo que todas las películas consiguen crear a spidermen atractivos por una u otra razón y no desmerecen a los cómics, que leídos ahora, se ven antiguos, de manera que para mantener a Spidey con vida (al trepamuros, lanzaredes, hombre araña, arácnido) se necesita hacer caso a aquello de renovarse o morir.