Tales from the Loop (1 temporada)

15.06.2020

Como ya dije al hablar de Upload, es difícil o me resulta difícil a mí, encontrar series buenas en Amazon Prime, quizá porque esté poco habituado a esta plataforma o porque es de la que menos se habla y, por lo tanto, de la que sabes menos cosas. Vete tú a saber. Sin embargo, no recuerdo dónde ni quién, me recomendó Tales from the Loop (Historias del Bucle), una serie creada y escrita por el guionista Nathaniel Harpern, estrenada este 2020 bajo la producción de Amazon.

La historia se centra en un pequeño pueblo, como ya es habitual, de algún rincón de les Estados Unidos, en el que todos o casi todos los habitantes trabajan directa o indirectamente para una especie de macro estructura gubernamental y privada llamada Loop, en la que tienen lugar una serie de experimentos relacionados con fenómenos físicos y tecnológicos. En los ocho episodios de la primera temporada, cada uno con cierta independencia de los demás aunque con algunos nexos comunes (la familia de Loretta, interpretada por Rebeca Hall, suele estar en medio), la conexión de cada personaje con ese complejo científico y tecnológico y, el quid de la cuestión, los fenómenos de alteración de la realidad que, debido a The Loop, padecen dichos personajes.

En primer lugar decir que la serie tiene un producción magnífica, es de una calidad de imagen, guión y estructura que se venían -o yo venía- echando de menos, ya que no se trata de series frenéticas llenas de componentes sociales mezclados con tics a la actualidad, sino que tiene una estructura o un ritmo clásicos, más pausada, convirtiendo cada capítulo casi en una pequeña película. A nivel argumental ninguna o casi ninguna de las tramas se caracteriza por ser extremadamente original e incluso hay algunas que se parecen mucho a otras ya vistas y que tienen cierto aire a Black Mirror, lo que dota de personalidad a Tales from the Loop es cómo están contadas. Su cadencia, la cuidada presentación de personajes y escenarios y sobre todo, una niebla de misterio que consigue permanecer y envolverlo todo, una sensación de que se te desvelará algo inesperado, de que la verdad está ahí fuera (o ahí dentro, ya que el Bucle es subterráneo), haciendo que más allá de la tensión dramática de cada episodio, haya una de fondo que da continuidad a la serie. Además, como decía, a pesar de que algunos de los temas ya están vistos (intercambio de personalidades, detener el tiempo, paradojas temporales, viajes interdimensionales...), cada tema está tratado como yo no he visto antes, esto es, de una forma nada efectista ni cargada de giros de guión o de ritmo trepidante, sino con un punto de vista dramático puro, sencillo y realista que va hilando lentamente un tejido complejo, que promete -si tiene segunda temporada- ser mucho más complejo todavía, como si esto fuera solo una degustación, un aperitivo.

Recomiendo ver Tales from the Loop, principalmente para las personas que quieran algo distinto, que no esperen una acción vibrante y llena de convulsiones, para las que sepan o quieran disfrutar de un plato cocinado a fuego lento, pero con los ingredientes para un sofrito de primera calidad.