The Boys

25.08.2020

El mundo de los superhéroes, como ya comenté al hablar de The Umbrella Academy, tiene dos vertientes, digamos la clara y la oscura, la segunda de las cuales es la que cada vez se explota más a nivel televisivo y cinematográfico ya que, no nos engañemos, es más atractiva, como en casi todos los géneros. Esta serie que ofrece Amazon Original no se queda corta y aunque su temática no es nueva, da una vuelta de tuerca y propone unos matices interesantes.

El argumento de la serie creada por Eric Kripke, Evan Goldberg y Seth Rogen en 2019 se centra en la existencia de superhéroes por todo el mundo que se han convertido en un gran producto comercial, explotado por una empresa privada que saca beneficios de márquetin y de contratación de estos personajes con poderes sobrehumanos. La máxima representación de esto son Los Siete, el grupo de élite formado por tal número de superhéroes, seleccionados entre todos los demás, salvadores del mundo. Al hombre invisible con piel de diamante, un Superman, una guerrera indestructible, el hombre más rápido del mundo, una variante de Acuamán y el misterioso Dark Noir se les junta la recién seleccionada Starlight (Erin Moriarty) que, solamente entrar con toda su ilusión, ve que tener poderes supone lo que, con toda lógica, supondría más allá del lado claro: abusar de ellos. Efectivamente, los súper han descubierto que tener poderes y además ser venerados por todo el mundo, les permite hacer lo que quieran, ser prácticamente inviolables delante la ley y, además, si quieren atraparlos, no podrían, por algo tienen sus poderes. Delante de este poder corrupto, Starlight se planteará sus dilemas a la vez que Hughie (Jack Quaid), se une a una banda de personas (The Boys) sin poderes para luchar contra estos superhéroes, después de que A-Train (Jessie T. Usher) con su supervelocidad, mate a su chica. La empresa privada está dirigida por la estrella de esta serie, la actriz Elizabeth Shue, ganadora de un Oscar por Leaving Las Vegas (Mike Figgis, 1995).

El terreno que explora The Boys, que como he dicho no es original, plantea a mi entender el dilema principal de cómo combatir a un enemigo indestructible, encarnado principalmente por Homelander (Antony Starr) que tiene los mismos poderes que Superman siendo casi inmortal, cuando éste se da cuenta de que es más poderoso que todo el sistema que lo ha creado. Además, The Boys juega con el hecho de que, si todo el mundo adora a los superhérores y para más inri son un negocio espectacularmente rentable, dan esperanza y te permiten tener engañada a la gente con misiones programadas, ¿cómo se les domina? En tercer lugar, pero no el menos relevante, es ver que los teóricamente buenos, ese grupo que lucha contra la enorme empresa y sus productos, no pueden vencer desde la bondad y la corrección, sino que tienen que actuar de otra forma, también oscura, para acabar con la oscuridad. ¿La oscuridad vence a la oscuridad? Supongo que gana la que sea más profunda.

La serie está bien hecha, con presupuesto, un guión con giros e impactos, personajes que evolucionan correctamente a pesar de, algunos ser algo tópicos, como el líder de The Boys, Billy Butcher (Karl Urban); no tiene ideas de olla incomprensibles ni salidas de tono que te hagan parpadear intentando ver qué demonios ha pasado y el equilibrio entre lo que llamamos el bien y lo que llamamos el mal, la corrupción del poder y, si no me han engañado, la falta absoluta de moraleja en la serie, hacen que resulte francamente entretenida, a ratos divertida y que a pesar de ser una historia ya contada, el enfoque original, algunos diálogos y cierto grado de bestialidad, se acabe la temporada en un plis y te deje con ganas de más.