The Incredibles 2

09.08.2018

No sé mucho de cine como tampoco sé demasiado de teatro (ya lo comenté al opinar sobre Falsestuff en este Revistero), pero durante unos años prepúberes, púberes y pospúberes, se me metió en la cabeza ser director de cine o guionista, cosas de niños, momentos en los que leía un montón sobre el séptimo arte y hacía malas fotografías en una especie de aproximación a cómo otros directores habían empezado. Por aquel entonces el cine de animación era la película anual de Disney y poco, muy poco, más. Por suerte, en este aspecto, la cosa ha cambiado.

Con la llegada al mundo de la animación de la factoría Pixar, el cine de "dibujos animados" hizo no solamente un giro sino que dio un salto espectacular. Otras grandes productoras americanas (Universal, 20th Century Fox, etc.) vieron que la animación por ordenador, de calidad, con guiones bien trabajados y ya no simples dibujos (llamarles simples con el trabajo que conlleva parece un insulto, pero no lo es), canciones y argumentos infantiles no era el futuro, y todas se pusieron a luchar en una frenética carrera para conseguir una calidad de imagen espectacular, unos personajes currados, unas tramas con más sofisticación y argumentos con toques no infantiles, incluso adultos. Todas salvo la Disney, que compró Pixar (y parecía que iban a estropearlo, pero por suerte no). Dentro de la factoría Pixar la empresa dio un salto también cuando consiguieron terminar The Incredibles (Brad Bird, 2004). Era el sexto filme de Pixar y creo que les dio alas para atreverse después con las más profundas Ratatouille, Wall-e y Up.

THE INCREDIBLES 2 (Brad Bird, 2018) 

La primera parte de The Inredibles, con la que hay que comparar la segunda, es una maestría del cine de acción a pesar de que los superhéroes no sean del todo originales en cuanto a poderes se refiere (Mr. Incredible tiene superfuerza, Elastigirl es el tipo de los 4 Fantásticos, Dash es Flash, Violet es la mujer de los 4 Fantásticos con campo de fuerza incorporado y Frozone es Iceman) aunque bien es cierto que pocos poderes quedan por imaginar ya. Luego está Jack-Jack, el hijo pequeño de esta familia de cinco, capítulo aparte. Además de ser una obra maestra del cine de acción, la película se atrevía con una introducción larga y lenta en la que veíamos en qué se convierten los superhéroes cuando se les relega al olvido forzoso, con dramas familiares y una presentación puntual de los personajes, llenando toda la primera parte de la cinta. Después, con la aparición de Mirage y Syndrom, llega la aventura y lo hace, repito, de forma magistral.

La segunda entrega, catorce años después, tiene acción a raudales, ya no es necesario presentar a los personajes, Jack-Jack puede ser liberado (fue relegado a un corto en los extras del DVD, no sé por qué no lo incluyeron en el filme entero) y además esta segunda entrega corrige errores de la primera como, a mi modo de ver, cierto machismo que está intrínseco en la sociedad americana (él trabaja, él es el superhéroe mayor de la peli, ella se dedica a los niños y a la casa) y cierto racismo pues Frozone ya no es el amigo negro secundario gracioso (típico personaje del cine americano de y para blancos) sino que hace de verdadero superhéroe. Pocos errores más había. En esta segunda parte el carisma de Syndrom es sustituido por los dos hermanos millonarios, mucho más humanos y trabajados, y se rompen algunos tópicos, no obstante se cae en otros (al padre le cuesta horrores adaptarse a ser padre a tiempo completo, acaba destrozado física y psicológicamente). El protagonismo de Elastigirl se agradece y además está argumentalmente muy bien justificado (también lo estaba el de Mr. Incredible en la primera parte) y Jack-Jack se convierte en un auténtico alarde de gags y de momentos célebres a la vez que plantea un interesante problema pedagógico y social a los padres: ¿cómo controlar a un bebé con infinidad de poderes en modo aleatorio? La presencia, más secundaria pero otra vez vital, de Edna "E" Mode, personaje mítico, soluciona en parte el problema. Sin embargo hay para mí, en el argumento, un error de base: en la primera parte, se hablaba de muchos superhéroes que eran importantes, se los nombra, muchos muertos a manos de los artefactos de Syndrom, pero en la segunda parte solamente salen aprendices de superhéroes, algunos con un papel importante como Void, otros que parecen tontos al lado de la familia protagonista, como si ya no hubiera más superhéroes y los únicos de los clásicos que estuvieran en edad de merecer fueran Elastigirl, Mr. Incredible y Frozone. También creo, por añadir algo negativo más, que el protagonismo de Jack-Jack acaba resultando algo excesivo, que la evolución de Dash resulta un poco molesta y que el acto final del personaje "malvado" es demasiado fácil. Nobody's perfect, que decía Billy Wilder.

Jack-Jack se convierte en un auténtico alarde de gags y de momentos célebres a la vez que plantea un interesante problema pedagógico y social".

Pero es Pixar y es The Incredibles. A nivel general la película es casi perfecta, sobre todo en cuanto a los dibujos (la conversación entre los padres con el fondo de la piscina y los reflejos del agua es deliciosa; la escena de la moto persiguiendo al tren con la ciudad de escenario también; las actuaciones de Void con los agujeros dimensionales está perfectamente trabajada). Lo que tiene Pixar es que a nivel de imagen y de efectos no hay casi errores, todo está redondeado y cada detalle tiene la importancia suficiente para convertirse en un componente vital de la película. A nivel de guion, quizá por la falta de sorpresa que supuso la primera parte, ya he comentado los aspectos que no acaban de cuadrarme y los que más me gustan, pero hay muchos más de los segundos que de los primeros: si le evolución de Dash falla, la de Violet me encanta, creo que es un acierto también construir malvados que no cumplen con los tópicos de las películas y cómics de superhéroes y la trama principal de Elastigirl con el Screeenslaver está desarrollada de tal forma que va dejando pistas sutiles y permite interpretaciones interesantes. En esto, recalcar la espectacular (según mi criterio) reflexión que hace este supuesto villano, el Screenslaver, en su discurso a toda la población televisiva, sobre el hecho de que todos estamos constantemente conectados a algún tipo de pantalla: televisiones, cines, móviles, tablets... y que por lo tanto estamos esclavizados a ellas y hackeándolas se llega a todo el mundo y se la hace hacer lo que uno quiere. Esta reflexión, que sucede mientras Elastigirl está en plena acción, me pareció sublime porque el espectador, en ese momento, está sumido en la acción de la pantalla y se deja allí, como quien no quiere la cosa.

Todos estamos constantemente conectados a algún tipo de pantalla: televisiones, móviles, tablets... y que por lo tanto estamos esclavizados a ellas y hackeándolas se llega a todo el mundo y se la hace hacer lo que uno quiere."

Así pues, aunque creo que The Incredibles 2 no es la mejor película de Pixar y quizá tampoco esté entre las cinco mejores (pondría aquí, no por necesariamente por este orden y en una primera reflexión rápida a Wall-e, Ratatouille, Inside Out, The Incredibles y Coco), vuelve a ser una película casi perfecta de la factoría, una obra de arte de la animación y un ejercicio que acerca más esta técnica a ser solamente una técnica, no un género (el de la animación), que puede o debería rivalizar ya con películas protagonizadas por humanos de carne y hueso. Si una película de dibujos animados (este término parece ya relegado a cosas menores como series de TV o películas sobre series de TV) es mejor que una de personas reales, ¿por qué no premiarla igual o por qué segregarla a categorías distintas? Creo que las películas de Pixar son de las pocas, y es que estoy muy escéptico con esto, por las que vale la pena pagar el alto coste de ir a verla en una pantalla grande, con ruido a lo grande, precios a lo grande y dejarse envolver de absoluta oscuridad. The Incredibles 2 además tiene la capacidad de pasar muy rápidamente a pesar de durar casi dos horas, plantea reflexiones interesantes, ofrece un elenco de personajes elaborados y contiene trazos de guion, gags, escenas, imágenes y giros realmente geniales. Otra vez, me quito el sombrero, señores y señoras de Pixar.