Unbelievable (1 temporada)

30.09.2019

Con toda la amalgama de series que hay actualmente divididas en infinidad de plataformas, televisiones por cable o por paloma mensajera, lo más normal al disponerse, casi como si fuera una aventura que te da miedo iniciar más que no ilusión, a empezar una, es encontrarse como mucho con algo que simplemente te distraiga. Una serie que te permita matar ratos ya muertos, quizá arrancarte alguna sonrisa o alguna lágrima, poco más, y que si no la terminas, pues mira, tampoco pasa nada. Como ya dije en una reseña televisiva anterior, tengo la sensación de que el listón de Netflix, empujado por la voluntad de producir más que no de producir mejor, ha ido bajando con el tiempo. Sin embargo quizá está haciendo un repunte o igual es solo que lo normal es que si llenas el mar de cañas de pescar, en alguna piquen.

Hasta que descubrí Unbelievable (Creedme), echaba de menos series que me emocionaran, que me llevaran más allá del entretenimiento, que me provocaran una conjunción de sentimientos y que me hicieran empatizar tanto con los personajes a la vez que te planta en la cara una realidad social que sabes que existe, pero que formulada así te cala más hondo. La serie, creada en 2019 por Susannah Grant, Michael Chabon y Ayelet Waldman, se basa en la historia real de Marie, una adolescente que es violada en el apartamento social en el que vive. Marie proviene del sistema de protección de menores en Norteamérica, ha pasado por distintas familias de acogida (genial el rol ambivalente que estas tienen con Marie), tiene orientadores, un trabajo de mala calidad... En el momento en que cuenta lo que le ha pasado, empieza para ella, como dice una de las dos detectives coprotagonistas, una segunda violación: la del sistema. A partir de ahí, de la presentación de esta chica por la que es imposible no sentir simpatía, a la vez que rabia contra el sistema heteropatriarcal (encarnado por los policías que atienden la denuncia de la chica), la serie pasa a centrarse también en las dos detectives de Colorado que descubren muchos parecidos en sus respectivos casos de  investigación de violaciones: hay un violador en serie. Ambas policías (las consagradas Toni Collette y Merritt Wever), igual que la misma Marie (la emergente Kaitlyn Dever) clavan sus personajes; el retrato de los fallos sociales, del sistema policial, de las etiquetas y clichés, es espléndido y los dos hilos narrativos (la evolución de Marie por un lado, la investigación policial por otra) te mantienen enganchado y te van deseando que, de una vez por todas, esto se solucione. Las contradicciones de la joven es lo que a mí más emociones me ha suscitado, que por qué hace aquello, que por qué le hacen lo otro; y las dos agentes, que inicialmente no te caen bien, al final te caen bien y su relación evoluciona a la par que evolucionan ellas.

Unbelievable es una serie creada por mujeres, protagonizada por mujeres y que nos cuenta historias de mujeres y la realidad de uno de los peores crímenes que existen y que en ocasiones da la sensación que no es tomado con la gravedad que debería atendiendo a que marca de por vida a sus víctimas: la violación. Esta serie no es perfecta, puesto que la perfección no existe, pero sí es magnífica.