RELATOS VARIADOS

Querido Tiempo

05.03.2019

Hoy debo pedirte algo y creo que tengo derecho, ya que no lo he hecho nunca antes. Al menos no tan directamente como hoy, como ahora. Quizá no sea muy apropiado empezar diciéndote esto, pero durante mi vida he soportado tus caprichos sin rechistar: tu lentitud, tus momentos muertos, tu pereza, tus prisas, tus ansias y tu mal humor. He...

Ya no tengo una vida paralela. Todas han ido muriendo, con el paso del tiempo, con la madurez si es que eso existe, con la aparición de realidades cada vez más pesantes. Sin embargo guardo recuerdos de casi todas ellas: memorias de lo que fui, de lo que pude haber sido, de todo lo que logré. Porque mis vidas paralelas,...

Viajamos en autoestop a través de largas carreteras, siempre secundarias, rodeadas de bosque o serpenteando entre valles, que escalaban montes o intentaban abrazar el mar. Una mochila en la espalda cada día algo más curvada por el cansancio, esas botas ya viejas sobre calcetines marrones, bermudas y una camiseta manchada de sudor. Yo llevaba la...

Pinta mi imaginación con tus rasgos furtivos. Esboza tu sonrisa en una ola y perfila tu rostro en los contornos que el Sol dibuja sobre el mar. Da color a los ojos en la marea mientras la resaca te pone expresión.

El laberinto se extiende largo y estrecho frente a sí. Podría rodearlo y ahorrarse la posibilidad de perderse, pero entonces no tendría tanta gracia. Y además, por supuesto, perdería la oportunidad casi única que este espacio de la geografía de Marte le ofrece. Noctis Labyrinthus, ese es su nombre oficial, con un diámetro de casi 1.200 kilómetros....

El hombrecillo (curvado, viejo, de aspecto dejado, ojos apagados, uno verde y el otro castaño oscuro, pelos sueltos en la barba y cabellos sueltos en la cabeza, grises y blancos, algunas manchas en su piel arrugada y reseca, la boca de labios cortados algo torcida, ceño permanentemente fruncido, dientes, los que le quedan, amarillentos, marrones o...

Lucha por mí

28.10.2018

Bien, abre los ojos. Te dolerá una pizca al principio. Enfoca. Eso es. ¿Me ves con claridad? Quizá tardes un poco, pero seguro que tu cerebro ha empezado a procesar mi voz y ya la reconoce. Oh, vaya, lo siento. Quizá pensaste que todo fue una pesadilla y que despertarías en tu cama o, mejor, en la de ella. Pero...

Es la hora

23.10.2018

Cuando se incorpora la cabeza le duele horrores. No sabe dónde está. A su alrededor todo parece difuminado: los árboles se confunden con el fondo, las casas unifamiliares se entremezclan, el suelo no se ve firme sino como un río de asfalto. Cierra los ojos con fuerza y la oscuridad centellea. Le invade una sensación extraña, de ausencia. Su memoria...

La forma más clara de describir cómo me sentía sería, quizá, diciendo que el peor momento del día era cuando, bajo un cielo de lava, el autobús me dejaba al principio del camino de tierra. Con los libros entre los brazos, aquel riachuelo de piedras y malas hierbas se convertía cada anochecer en la última puerta, la que separaba el...

Envueltos por la calidez de la noche, en un marco casi hecho a medida, ambos permanecen en silencio con la mirada falsamente perdida. En realidad, está fija en un punto y, de vez en cuando, se gira para encontrar la del otro. Saben que solo es necesario un paso, un acercamiento, un gesto o una palabra y desencadenarán un suceso...

El Hombre Alto estira el brazo y abre la palma de su mano oscura. El Huérfano tiembla de la emoción, ha esperado ansioso este día; hoy ha tenido que ir al baño tantas veces que le escuece la apertura. No tiene que mirar, la adoración absoluta que siente le pide que lo haga y mire esos enormes ojos también oscuros,...

Tiene una de esas tardes. La rayita vertical del cursor parpadea esperando impulsos justo después de la palabra "después". Una página y media, cuatro párrafos es el súmmum creativo conseguido hoy y por más que las lee, no consigue encontrarles la gracia. ¿Dónde está la jodida imaginación que tanto le desbordaba hace no más de un año? ¿En qué parte...

Sobre aquel riachuelo, años atrás, habían puesto a navegar cáscaras de nuez con velas minúsculas hechas de triángulos de papel de periódico enganchadas a una ramita pegada en el interior. Luego corrían al límite del lecho, sorteando los arbustos y los juncos, siguiendo a los barcos por el agua tranquila y apacible, hasta los rápidos de casi medio...

No entiende todavía porqué ha tenido que venir. Le fastidia. Cosas más importantes y sobretodo más interesantes podían estar ocupando su tiempo que no esa visita. Ha recibido la llamada justo cuando acababa de irse ella, al menos eso le ha respetado la vieja. Pero después de casi tres horas conduciendo, la última media por aquél camino...

[Casa pequeña. Pocos muebles, decoración basada en elementos de cristal, cerámica y fotografías enmarcadas de paisajes. La cámara recorre en travelling siguiendo al niño y se desvía cuando la mirada de éste lo hace, mostrando al espectador lo que mira el niño.]